Más puntero que nunca

Lisandro Magallán (B) sale jugando ante Ariel Rojas (R). Agencia VOVOPAD

En un partido electrizante Boca le ganó 2-1 como visitante a River, en el Superclásico número 200 entre ambos por torneos argentinos. La tarde/noche de Nuñez tuvo de todo: goles, polémicas y expulsados. Los tantos del equipo de Guillermo Barros Schelotto los hicieron Edwin Cardona y Nahitan Nández. En tanto que Leonardo Ponzio había igualado transitoriamente para los de Marcelo Gallardo.

Del trámite del espectáculo, vale destacar que no hubo un dominador claro, sino que más bien se repartieron el protagonismo. Además preponderó la pierna fuerte: por ello no sorprenden los nueve amonestados (récord en la Superliga), y los dos expulsados. Ambos equipos entendieron que había más que tres puntos en disputa.

El resultado final, puede explicarse en la contundencia del Xeneize, que con este triunfo alcanzó las ocho victorias en la misma cantidad de partidos y es el líder indiscutido del certamen. Con 21 goles a favor, y sólo 2 en contra. Números que explican el presente de ensueño que vive el equipo de La Ribera.

Para entender esta nueva alegría Boquense, hay que comenzar por el minuto 37 de la primera etapa, en donde sucedió la acción que cambiaría el rumbo de la historia en El Monumental: el volante Millonario, Ignacio Fernández llegó tarde a disputar una pelota con Edwin Cardona y terminó pegándole una patada en el pecho.

Inmediatamente, Néstor Pitana, le mostró la roja directa y lo mandó al vestuario antes de tiempo. El hábil jugador colombiano, fue quien se hizo cargo del tiro libre y la mandó a guardar: la colocó en el ángulo izquierdo de Javier Lux, que nada pudo hacer ante la magnífica ejecución del diez visitante.

0-1 Cardona (B)

Ese fue el momento en el que Boca se empezó a sentir victorioso. Ya que a River, no le alcanzó con llegar al empate a través de Leonardo Ponzio, debido a la floja actuación que tuvo su defensa. Fue el uruguayo Nahitan Nández, quien aprovechó la falla en la marca de Milton Casco, y sacó el fuerte derechazo que le daría la victoria definitiva a su equipo.

1-1 Ponzio (R)

1-2 Nández (B)

De esta forma los de Barros Schelotto, se acomodaron definitivamente en la tabla de posiciones, sacándole doce puntos de ventaja a su clásico rival, y además superando por nueve unidades a sus principales escoltas, que son Talleres y San Lorenzo (que perdieron puntos en esta jornada). Y con justicia, se sienten más punteros que nunca.

Por Federico Urriza
Imagen Agencia VOVOPAD