Uno por uno

Messi tuvo en sus pies las mejores jugadas en Argentina. Prensa AUF

El análisis de la participación de cada jugador en el empate con Uruguay.


ROMERO: sin mucha labor, cumplió cuando Argentina lo necesitó tapando algunas pelotas importantes, como la de Cavani en el PT.

FAZIO: aceptable tarea del central, que empieza a sumar minutos en la albiceleste. Se las tuvo que ingeniar para contener y pelear nada menos que con Suárez y Cavani, y lo hizo bien.

OTAMENDI: tuvo un buen partido y al igual que su compañero de saga peleó con la más fea, la potencia de los delanteros uruguayos. De arriba ganó casi todo.

MERCADO: hizo una buena tarea, aunque no tuvo la proyección de otros partidos y siempre quedó lejos del arco más allá del remate del PT. Pero volvió a mostrar que puede ocupar el puesto.

PIZARRO: siempre la pidió e intentó hacer correr rápido la pelota y agilizar la transición de defensa a ataque. Hizo un partido interesante desde la prolijidad.

BIGLIA: se mostró ordenado y se complementó bien con Pizarro para contener a los volantes uruguayos e intentar meter al equipo lo más adelante posible. Cumplió desde la marca y la distribución.

ACUÑA: por la posición quedó a pierna cambiada, y casi ni pisó el área contraria. Pareció incómodo por la derecha y nunca pudo entrar en el circuito futbolístico para desnivelar con su habilidad. Flojo desempeño del zurdo.

DI MARÍA: fue de mayor a menor. El zurdo fue y fue cuando se la tiraron y generó peligro, pero en el ST participó poco y se diluyó entre la telaraña defensiva de Uruguay.

ICARDI: prácticamente no tocó la pelota. Estuvo bien marcado por los centrales, salvo algunas esporádicas jugadas que salió a pivotear pero que no alcanzaron para aprobar. Se espera más de él.

DYBALA: estuvo lejos de su mejor versión. Más allá de algún arranque, no pudo desequilibrar ni asociarse con sus compañeros para llegar con peligro al arco de enfrente. Quedó en deuda.

MESSI: sin brillar, “Leo” fue el mejor de Argentina, ya que desde sus pies salieron las mejores jugadas y fue quien complicó al rival con su talento y velocidad. Desde su zurda la Selección tuvo las mejores jugadas para romper el cero y muchas veces los rivales tuvieron que recurrir a la falta para contenerlo.

PASTORE: entró errático e impreciso, nunca pudo conectarse con el partido y eso a la Argentina no la ayudó para poder desnivelar y ganar en juego y conectividad.

ACOSTA: el jugador de Lanús entró con ganas y se mostró siempre por su andarivel, aunque le costó desbordar ante una defensa muy cerrada. Merece más minutos.

J. CORREA: apenas jugó. Quizás debería haber entrado antes para verlo en acción tras su gran temporada en Europa.

Por Diego Sánchez – Enviado especial
Imagen Prensa AUF